Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

arte y guerra - Armando Villegas

arte y guerra – Armando Villegas

Siria se halla quebrada por la guerra, sus comunidades divididas por brechas sectarias y religiosas que una exposición en el Líbano trata ahora de aliviar a través de una medicina universal: el arte.

Una cincuentena de artistas sirios presentan esta semana más de 150 cuadros, esculturas, fotos y vídeos en una galería de arte de Beirut que exhibe un panorama con los talentos del siglo XXI, algunos de los cuales ya tienen un nombre y otros que tratan de abrirse hueco.

La exposición está organizada por Samer Kozak, dueño de una de las galerías más prestigiosas de Damasco, en colaboración con el dueño de la galería libanesa Artheum, Nino Azzi, que aloja la muestra.

Azzi explicó a Efe que la idea de la exposición viene de hace tres años, pero que ha sido imposible hacerlo en Damasco debido al conflicto, que ha obligado al cierre de muchas galerías y salas en ese país.

“Muchos de los artistas consideran Beirut como una tierra de acogida, y esta exposición muestra el vínculo de Siria con la cultura y el arte en estos momentos difíciles que atraviesa”, agregó.

Para el galerista, el objetivo de la muestra es “consolidar los vínculos entre los artistas, que son de diferentes comunidades (religiosas), y demostrar que el arte es un lazo y un mensaje de paz que refuerza la armonía”.

Kozak argumentó que la decisión de montar la exhibición en el Líbano se debe al aprecio del público de este país por el arte sirio, aunque confía en que surjan patrocinadores para poder llevarla a otros países.

“Continuaremos celebrando esta exposición una vez al año en Beirut hasta que podamos regresar a Siria”, afirmó a Efe.

Las estancias de la vasta sala de exposición Artheum acogen obras de galerías de arte sirias como Samer Kozak Galery, Art Residence Alep o Tajalliyat.

En una de ellas se expone la obra del artista Fady Al Hamvi, una estancia llena de ladrillos en ruinas entre los que asoma un televisor. A la entrada, una leyenda: “Casa destruida con los recuerdos y el olor de la gente que vivía. Un cuerpo en el vacío que busca un lugar para fijar su pie. Están ustedes delante de la tragedia de mi país”.

Hay salas asignadas para la escultura, otras para la fotografía en blanco y negro, y una para el vídeoarte, así como otra para joyería.

La galería Tajalliyat de Damasco presenta un panorama del arte sirio contemporáneo, como señaló a Efe Mayssa Chehab, pero no escenas de la guerra: “No entramos en ese ámbito, ya que el arte sirio no se limita a este periodo”.

No sucede lo mismo con el joven talento Imad Jalb, que vivía en Damasco y que desde hace algo más de un año reside en Beirut.

“La explosión de colores en mis cuadros refleja mis emociones, mis sentimientos y mis recuerdos. La situación fue desde el comienzo muy peligrosa. Había explosiones y la gente moría en todas partes, en un segundo o dos todo puede cambiar”, reflexiona.

Sueña con regresar lo antes posible a Damasco, porque “no solo se necesitará reconstruir los edificios, sino que habrá que trabajar para restablecer las comunicaciones interrumpidas entre los sirios a causa de la guerra, para que no haya un país dividido sino uno en el que colaboren todos”.

También expresa en su pintura la experiencia vivida Heba Alkad, que vino al Líbano desde la ciudad septentrional de Alepo para dar a luz y se quedó aquí a causa de la situación en su país.

“En mis cuadros reflejo mi vivencia, la necesidad de estabilidad y calma. Veo Damasco como una ciudad con mucha energía, vida y alegría y eso lo expreso en mi pintura”, afirma a Efe.

Anuncios