Etiquetas

, , , ,

armando villegas

armando villegas

En estos cuadros, casi siempre hay un personaje central, pero sin intención de que sea punto focal único, tema y fondo se entrelazan para construir un rumor de calidades y de tonos. No hay vacíos, todo está tejido de sueños y sorpresas. Villegas, que posee una gran dicción plástica, conoce su oficio al máximo como los maestros de la antigüedad, todo lo ha experimentado desde la arcilla a los metales, del óleo a los acrílicos.
Su oficio es de orfebre y lo demuestra en sus íconos, en la cerámica, en la escultura, en sus joyas, en su pintura o en el mural.
Villegas no descubre secretos, los inventa. Nada le resulta desechable. Todo es convertible en arte y en poesía. Pero esto no es todo, hay magia y hay misterio que consigue a partir del manejo de la luz con que modula un espacio o un color. Bordeando el abismo y sin caer nunca en el caos, hace sus búsquedas yendo de lo razonable a lo sentido, de lo estático a lo dinámico, de lo formulado a lo espontáneo. El conocimiento de recursos, su dominio tono-cromático, su alquimia, sus caligrafismos, el dibujo de gran lirismo, le confieren la audiencia a su lenguaje y le permiten imprimir facetas distintas a cada obra suya.

La obra de Villegas no es para ver sino para mirar y remirar. Cada cuadro suyo es una lección de gran arte.

Por Leonel Estrada

Anuncios